Algo más

Esta vez las hojas son naranja, un color que encandila cuando se ha pasado bastante tiempo sin salir a la calle. En frente mío hay una enfermera coqueteando con dos obreros, pero no me detuve a ver cuál de ellos llamaba más su atención. Y es que, según ella, las invitaciones empiezan con un café pero siempre terminan en algo más, aunque se le abran los ojos al obrero más viejo y crea que ese algo más es una tarde de sexo en un baño de confitería, yo me imagino ese algo más como un montón de luciérnagas que se reúnen en las noches y quieren matar al sol.
Las he visto con su aleteo desesperante alumbrando caminos llenos de polvo allá en el campo. Esas luciérnagas se reúnen y confabulan la muerte del astro rey. Poco a poco se van reproduciendo y cada vez son más recorriendo los caudales de los ríos. Ellas quieren es ser las únicas que brillen, les molesta no deslumbrar en el día.
Mientras termina la charla sobre el café y algo más, las luciérnagas se juntan camino al sol, faltan unos años para que se apague del todo, por eso no se asusten si no vuelven a ver a las luciérnagas. Pronto ellas volverán y el sol se habrá desvanecido.

Anuncios

Circuitos

Me drogo con música. Esa música que abstrae, aleja y revuelve circuitos irreconocibles conscientemente. Sí, me drogo con música y como en toda adicción busco de la buena, que acerca a algo que podría llamarse alma o a las manchas que esconde la mente mundana. De vez en cuando me muevo con la ligereza que alegra. Como adicta, desconozco de qué esta hecha, pero tampoco soy condescendiente; si no me eleva, si no atravieso sus recovecos y la descubro cada vez más me desbordo. Sí, busco de esa droga y de la buena.

Capitulaciones

No dejamos que nos sorprendiéramos con lo que somos adentro. Yo siempre esperaba notas de canela y pulpa de frambuesas y tú una carne tierna sumergida en vino blanco. A lo sumo nos despertábamos con decadencias que desaparecían con un baño de espuma blanda. Ahora jugamos con palabras, estimamos números y dividimos las gotas de anhelos, esos románticos empedernidos. Pues ya que que volvemos a ser como queremos, pon tu firma al pie de la mía que yo te sigo todavía.

EL CONGRESO

BAFICI 2014: The Congress, por Beatriz Romero Hurtado

Rate This

m-the_congress

A pesar de la combinación de actuación en vivo y animación en la gran pantalla, The Congress (2013) es un filme que promete demasiado, para dispersarse luego debido a la desconexión entre elementos como la trama, las actuaciones y los recursos cinematográficos que la componen.  Ari Folman, cuya película Vals con Bashir le mereció una nominación en el Festival de Cannes y numerosos premios, en esta oportunidad dirige un proyecto que pretende explorar el futuro del cine, el delirio y la pérdida de la identidad haciendo uso del contraste entre animación y realidad.La estadounidense Robin Wright se interpreta a sí misma como una actriz en decadencia atrapada en la difícil decisión de ser digitalizada para su uso deliberado en la industria cinematográfica y dejar por siempre la posibilidad de actuar. La razón fundamental para dar este salto es la enfermedad de su hijo y las posibilidades casi nulas de continuar actuando debido a sus “decisiones equivocadas” (The Congress, 2013).

Robin Wright, como protagonista de la cinta, logra una actuación conmovedora que expresa la mirada melancólica sobre la pérdida de vigencia en Hollywood, una industria cambiante y hambrienta que exige novedad, pero luego queda reducida a las limitaciones del personaje animado. También, las actuaciones de Harvey Keitel (Al) y Paul Giamatti (Dr. Barker) son notorias en el filme, sin embargo es evidente la intención del director de convocar actores reconocidos a una película que, paradójicamente, los releva a un segundo plano para dar mayor importancia al surrealismo excesivo, las ideas inconclusas y la falta de un hilo conductor.

Si bien el uso de animación 2D, los colores brillantes y la incorporación de elementos retro que evocan los inicios del Hollywood animado pueden ser atrapantes en un primer momento, terminan siendo un recurso más para justificar la gran cantidad de minutos dedicados a un  viaje psicodélico confuso y la búsqueda del hijo enfermo, de la libertad, de la identidad o sencillamente la mezcla accidental y malograda de todos estos posibles motivos “últimamente todo tiene sentido y todo está en tu mente”. Es precisamente esta falta de cohesión a la hora de ensamblar la trama audiovisualmente, lo que hace a la película difícil de comprender, no porque los temas sean excesivamente complejos, sino porque no existe un elemento unificador que dé sentido a las historias que allí se presentan.

De esta forma, The Congress es una es una película que tiene un punto de partida con muchas ambiciones y no de llegada; posee una dosis de crítica a la industria caníbal de cine que se mezcla deliberadamente con la búsqueda constante del hijo de la protagonista. A lo sumo, logra sorprender con la puesta en juego de las actuaciones reales y el mundo de la animación, así como la riqueza visual proporcionada por una buena fotografía y dirección de arte, sin embargo deja demasiadas preguntas que probablemente no sean contestadas con una segunda revisión.

Título original: The Congress

Dirigida por: Ari Folman

Guionista: Ari Folman

Duración: 120 minutos

Idioma: Inglés

Actúan: Robin Wright, Harvey Keitel, Danny Huston, Paul Giamatti, Frances Fischer

CRÓNICA DEL AJUSTE DE CUENTAS

CRÓNICA DEL AJUSTE DE CUENTAS,

El Auditorio del Museo Monte de Piedad fue el escenario de la presentación del libro Ajuste de cuentas. Boedo y Florida entre la vanguardia y el mercado de la escritora argentina Gabriela García Cedro. A las 7 p.m. no sólo su autora y un grupo de oyentes se dieron cita, sino que varios autores argentinos se revivieron a través del ajuste de cuentas que García Cedro elabora en su libro.

La presentación se dio de una forma especial, los asistentes se encontraron con un diálogo distendido entre la escritora y la periodista Delfina Moroni que también conocía el libro a profundidad haciendo un acercamiento más interesante y llamativo para los asistentes. A lo largo del lanzamiento figuraron los contrastes ideológicos, las diatribas intelectuales y la riqueza literaria de una época a la que pertenecieron escritores como Jorge Luis Borges, Leopoldo Marechal, Roberto Arlt y Elías Castelnuovo, entre otros.

¿Por qué se pelean los grupos de Boedo y Florida? y ¿cuál es la relación con el cine? fueron algunas de las preguntas que figuraron en la presentación. Si bien, tanto el grupo de Florida como el grupo de Boedo contribuyeron en el proceso cultural porteño, la necesidad de establecer una postura política permeó el objetivo artístico inicial generando una disputa entre ambos durante varios años. Por otro lado, Gabriela García estableció en la conferencia que el cine no tuvo la gran relevancia que se esperaría en las discusiones entre Boedo y Florida, ya que en aquella época surgía como una novedad a la que apenas se acercaban las revistas del momento.

El ajuste de cuentas que la autora revivió en esta presentación se basó en la importancia de entender por qué Argentina tuvo esa vanguardia y cómo alrededor del arte se vivió una fuerte discusión que dividió la ciudad entre las páginas de las revistas culturales. Esta cita terminó con una serie de preguntas por parte del público y con la curiosidad de leer la obra, por supuesto animándose a “leer la ciudad” con un mapa, como precisó García Cedro al concluir la sesión.

palabras más, palabras menos…

Viva el rumor porque a través de él nuestras vidas son más o menos miserables, son llenas de aventuras o desventuras, nuestros traseros son inmensos o nimiedades de la naturaleza; viva el rumor porque nuestro mal comportamiento se acomoda a la vergüenza de quien lo imagina, porque le da su merecido al bribón. Viva el rumor porque seducimos o nos dejamos seducir; porque aparecen quienes no tenían que aparecer y porque somos excesivamente desagradables para los castos ojos del ciudadano camandulero. 
Viva el rumor porque nunca pagó el alquiler de nadie, ni le añadió monedas al bolsillo de nadie y sin embargo nadie puede vivir sin él.

Los paseos

Hoy salí con mi superficialidad a pasear. Dimos vueltas por las vitrinas y hablamos de zapatos y mensajería instantánea con las demás. No le gusto que haya comprado ese libro de Capote que mi curiosidad me había prometido, pero logre hacer las pases con ella viendo torsos desnudos de hombres agradables a la vista, y posiblemente al tacto, esos que salen a correr por Libertador y Diaz. Ahora me ha dejado, y vuelve soledad, con la que vemos películas y salimos a pasear por Sevilla sin el hombre o la mujer de nuestras vidas, sin los mejores amigos, sin una pizca certeza.

 

 

11:00

-Yay buddy, I was wondering… well wondering if you ever thought about your own death.
-Hahaha, fuck! You really know how to shit on my night, man, this is my night, my business, shut the f..
-Ya, but I mean dude, I was thinking that everyday your death changes, you know what I mean. It’s like if you go to somewhere or you sleep on this bed, or fuck that girl or fuck that whore. I mean, it’s like that, today I’m talking to you, man, and you’re gonna kill this fella and he certainly doesn’t know it and..
-Hey man, why didn’t you go to college, maybe you would do a better fucking job than you do now.
-Nope, but listen..
-What time is it?
-10:49. Hell,listen, the guy doesn’t know that he is going to be all dead by midnight, and that was his mistake, to come here at this time, no lights around and maybe he buys a cigar.
-What’s your fucking point? What about the cigar? Why don’t you shovel it up your ass and keep your mouth shut?
-Well, that maybe he was going to die in some years, maybe he was going to die from cancer in his lungs…
-Many fucking people die from cancer and from AIDS and from a dick in their mouths and from a bullet in their fucking head because they don’t keep quiet.
-But, no, man! The man, coming this way, he changed his future death and now he is going to die with a bullet in his ass, maybe. Where do ya want to shoot? Didn’t you think about that before?
-Well I did, once, yesterday. What time is it?
-10:56
-Yay! I thought about that, but you know business. Look, I wasn’t supposed to have this conversation tonight, I was supposed to be filling up some pretty woman but now I’m here.
-I’m not talking about that, bitch!
-Anyway, I guess your death changed yesterday, maybe you were going to die with a cock in your ass, or from a car crash after buying cookies.
-Hey, hey! I won’t die with a…
-You’re right, you won’t. I know exactly how you will die and I’m sorry. Wanna know how you gonna die? Well, tonight I’ve decided to shoot this little boy on his forehead.
Nobody heard anything even he couln’t hear his steps, the street was empty and dark so nobody could care if another gun sounded. Maybe, he was going to be with a good looking woman that night, after all, it wasn’t that late, just 11:00.

Demencia senil

– La vejez no es pérdida de la memoria, ni impotencia, ni frigidez, ni riesgo de infarto, ni demencia senil, ni alzeimer, ni mal gusto, ni pereza, ni tristeza.
-No lo sé, tal vez
-Con la vejez se pierde la capacidad de sorprenderse, de enamorarse de algo o de alguien.
-No lo sé, siempre estornudaba dos veces, nunca tres, nunca una.